Infarto Agudo al Miocardio: ¡Cuidemos nuestro corazón!

Las enfermedades coronarias son la principal causa de muerte en el mundo, tanto en hombres como en mujeres. Esta debería se razón suficiente para comenzar hoy mismo a cuidarse y así prevenir esta patología que de seguro marcará un antes y un después en quienes la padecen.

Para empezar, usted se preguntará: ¿qué es exactamente un infarto agudo al miocardio? Es una enfermedad que afecta al corazón en que se produce una muerte de las células del músculo cardíaco debido a una falta prolongada de oxígeno.
 El Doctor Alejandro Fleming, Cardiólogo, detalla que “esto sucede por una oclusión u obstrucción de una arteria en el corazón (arterias coronarias). Por diversos motivos esta arteria se rompe y además forma un coágulo que provoca que se detenga la circulación, lo que finalmente desencadena el infarto”.

El especialista agrega que “una parte del músculo del corazón se daña porque queda sin circulación durante un tiempo variable, que pueden ser solo unos segundos o incluso minutos o horas. Esto determinará la magnitud, tamaño y daño que provoque el infarto”.

¿Cómo saber si estoy sufriendo un infarto?
Es fácil reconocer cuando nos enfrentamos a un evento de este tipo. El Cardiólogo explica que “el síntoma más común -que se evidencia en más del 95% de los pacientes- es el dolor”. Pero no es un dolor cualquiera: “la persona que está sufriendo el infarto experimenta una sensación opresiva, generalmente en el centro del pecho que puede ser irradiado a las extremidades superiores, brazos, mandíbula, quijada, dorso o espalda”, indica.
El doctor Fleming agrega que “es un dolor equivalente a una pata de un elefante en el centro del pecho y que no pasa ni cede con nada.”. Junto con este síntoma, se pueden presentar vómitos, sensación de nauseas, sudoración y otros como cansancio, mareos, entre otros.
Es importante saber que cuando este dolor no cede en un tiempo breve (cerca de cinco minutos), ya se debe sospechar de un infarto. ¿Qué hacer entonces? La recomendación es acudir inmediatamente a un centro asistencial o servicio de urgencias.

Las horas de oro: la importancia de un tratamiento oportuno
Ante la aparición de los síntomas anteriormente descritos, el Cardiólogo es enfático al afirmar que “el ideal es que el paciente consulte dentro de las dos primeras horas, las llamadas ‘golden hours’ o ‘horas de oro’. Se les llama así ya que es un tiempo muy valioso, de hecho, mientras más rápido se haga el tratamiento de destapar la arteria con una angioplastia, mayor beneficio tendrá el paciente ya que tendrá menos complicaciones y el tamaño del infarto será menor”.
Por el contrario, si una persona pasa seis horas o más sin recibir tratamiento médico, es probable que una parte de su corazón muera.  Las consecuencias de un infarto pueden ser incluso fatales. “De hecho, un 20% de los pacientes que presenta el dolor agudo puede morir en el lugar que ocurra el infarto”, comenta el médico. Del restante 80% algunos llegarán de manera oportuna al centro asistencial, otros tendrán un infarto menor que no necesitará intervención y se detectará más tarde por medio de exámenes y finalmente hay un grupo de pacientes que no consultan ya que el dolor pasa, pero éste vuelve aparecer horas después o al día siguiente.

¿Cuál es el tratamiento frente a un Infarto Agudo al Miocardio?
“Lo principal es llevar rápidamente al paciente a un centro de Hemodinamia donde se destapará la arteria con un stent (balón que abre la arteria). A algunos pacientes se les administrará un medicamento que pasa por la vena. Esto dependerá del tipo de infarto”, detalla el doctor Fleming.
La única acción beneficiosa que puede realizar una persona que sabe que está sufriendo un infarto es tomar una aspirina para disminuir un poco la carga del coagulo. De todos modos, deberá acudir al servicio de urgencias.

Factores de riesgo
  • Sexo: los hombres tienen más  infartos que las mujeres aunque, tal como explica el especialista, “hasta los 55 años a la mujer la protegen las hormonas. Después de esa esas la cantidad de infartos por sexo se equiparan”.

  • Padecer alguna de estas condiciones: hipertensión, colesterol alto en la sangre, diabetes.

  • Tabaquismo: el doctor asevera que “de los pacientes que estudiamos en el pabellón de Hemodinamia casi el 80% que presenta un infarto tiene el hábito del tabaquismo en distintos grados”.

  • Factores hereditarios: “aquellos pacientes que tienen un familiar directo con antecedentes de infarto agudo al miocardio, ya sea padre, madre, hermano, tío o primo, deben realizarse chequeos periódicamente y revisar sus hábitos de vida ya que están más propensos a sufrir uno”, indica el especialista.

  • Estrés, sobrepeso y sedentarismo.
A pesar de que los factores genéticos juegan un rol importante en el desencadenamiento de un infarto, hay varios agentes externos que influyen y que sí se pueden controlar.

Además el doctor cuenta que los chequeos de rutina deben partir de manera temprana, a diferencia de lo que ocurría hace un par de décadas. Y es que el ritmo de vida ha llevado a que cada vez los infartos se produzcan en personas más jóvenes. Por esta razón su recomendación es realizar chequeo preventivo con un cardiólogo “los hombres a los 30 y mujeres a los 40, especialmente si tienen antecedentes familiares”, indica el experto.
El chequeo de rutina consta en la evaluación del historial del paciente, sus hábitos de vida, antecedentes familiares, nivel de glucosa, colesterol y perfil lipídico. Además un electrocardiograma básico y -dependiendo del paciente- se pueden solicitar exámenes adicionales como un test de esfuerzo, un ecocardiograma o una evaluación de las arterias coronarias.

Un infarto marca un antes y un después
Tras un infarto, la persona debe adoptar ciertos cambios en su forma de vida. Tal como especialista afirma “este es un hecho que cambia tu biografía, esto marca un antes y un después. Desde este momento en adelante es necesario hacer un cambio en los hábitos de vida, manejar el estrés, mejorar la alimentación, realizar actividad física, entre otros”.

Esto resulta especialmente importante considerando que las posibilidades de que un paciente infartado sufra otro episodio, dependerán en gran medida en qué cambios haya realizado en cuanto a su salud: si dejó de fumar, si está controlando mejor su diabetes o hipertensión, si toma sus medicamentos de manera ordenada, entre otros factores. “Si sigue al pie de la letra su tratamiento, tendrá cerca de un 80% de éxito y posibilidades de hacer una vida normal”, recalca el médico.

Si deseas pedir hora con el Doctor Alejandro Fleming, Cardiólogo,  te invitamos a llamar a los siguientes teléfonos de contacto:
51 2 677870
51 2 677871